cannabis, marijuana, weed

¿Los cogollos de CBD colocan?

Esta es una pregunta muy común, y puedes estar tranquilo/a, ya que el Cannabidiol no te va a colocar. En ese sentido, lo que vas a experimentar será una mayor relajación, y, en función de la dosis, los efectos serán más o menos potentes.

Asimismo, la razón por la cual el CBD no presenta efectos psicoactivos radica en la clase de receptores del sistema nervioso que tienen reacción con este cannabinoide.

Es más, ese efecto de “vuelo” propio de la planta del Cannabis se debe a otro compuesto; mientras que el Cannabidiol cuenta con muchas propiedades beneficiosas que se alejan completamente de la psicoactividad que se cree que puede llegar a tener.

Por ello, te invitamos a leer el siguiente artículo, y es que vamos a desglosar este tema al máximo para que aumentes tus conocimientos sobre el CBD y todo lo positivo que puede causar en nuestro cuerpo. ¡Empecemos!

¿Te podrías colocar con el CBD?

En un inicio ya adelantaba que el Cannabidiol no es un compuesto que genere ese efecto de “colocón” que está asociado al Cannabis o la marihuana en sí.

Pero antes de entrar en materia de detalles, es importante aclarar mediante un par de conceptos una duda que se repite mucho en las personas, especialmente en los más “novatos”.

Por ello, a continuación vamos a explicar la diferencia entre psicoactivo y psicotrópico, para que más adelante cuentes con una visión más clara al respecto:

  • Psicotrópico:Este término por su parte, hace referencia a una droga o sustancia determinada que provoca cambios en el comportamiento, como pueden ser los pensamientos o el estado de ánimo.
  • Psicoactivo:Este concepto en cambio, describe sustancias que pueden variar la manera en cómo tiende a funcionar el cerebro humano.

Vale aclarar, que la psicoactividad de un compuesto puede estar presente, aunque no sea un efecto tan drástico.

Un claro ejemplo de ello son productos presentes en nuestras vidas, como el chocolate o el café, y es que sí, son psicoactivo, y a pesar que no generan cambios radicales en nuestra capacidad de reacción o percepción del tiempo, sus alteraciones se muestran de una forma muy sutil.

Teniendo esto en cuenta, el CBD por su parte, se trata de un compuesto psicotrópico, pues genera esos cambios en nuestro estado de ánimo, por ejemplo.

En cambio, los efectos del THC son diferentes, ya que el Cannabidiol está relacionado con intervenciones en el sueño, el apetito y demás.

Todo esto es lo que determina que el CBD no coloca, claro, hay que tener mucho cuidado con los productos que se adquieren, pues si en su proceso de fábrica no se cumplieron los requerimientos necesarios para mantener al margen al otro compuesto que si es psicoactivo (THC), es muy probable que sientas ese “colocón” con dichos productos.

Por ello resulta fundamental acudir siempre a marcas y sitios de confianza, pues allí es do de realmente está la calidad.

CBD y THC:

Es bien sabido que, en la planta del Cannabis, el Cannabidiol (CBD) y el Tetrahidrocannabinol (THC) se diferencian por el hecho de que este último si es psicoactivo y presenta ese “colocón.

Pero, ¿Qué pasa con la interacción de ambos en nuestro cuerpo? Eso lo comentamos a continuación:

THC

El Tetrahidrocannabinol, conocido mejor como THC está prohibido en gran parte del mundo por su psicoactividad, y, al entrar en contacto con nuestro cuerpo, suele presentar efectos relacionados con la euforia, el apetito, alteraciones percepción, en la capacidad de reacción y demás.

En ese sentido, todos estos efectos son posibles gracias a la interacción del THC con nuestros receptores cannabinoides 1 o receptores CB1, pues este cuenta con afinidad a dichos receptores de las partes del cerebro asociadas con el apetito, la motivación o el estado de ánimo.

Vale aclarar, que los receptores cannabinoides (CB) tiene una manera de funcionar que se puede explicar con el ejemplo de una llave y una cerradura.

Mientras el THC es la llave (compuesto químico) el receptor es básicamente la cerradura que acopla dicha llave, pues al ajustarse la estructura química del THC en este caso con el receptor, es cuando digas interacciones ocurren y desencadenan esos efectos.

Básicamente, lo mismo sucede con la mayoría de cannabinoides.

CBD

Con el CBD sucede lo “contrario” a lo comentado en el caso anterior y es que en cierta manera el ejemplo de la llave y la cerradura no aplica en este caso.

Pues a pesar que históricamente se ha vinculado al CBD en mayor medida con los receptores CB2, se ha comprobado que su estructura química impide en parte que acople totalmente con los receptores CB1 y CB2.

Es más, el CBD impacta en un segundo plano pues refuerza al sistema endocannabinoide a través de la regulación de diferentes sistemas de señalización.

En ese sentido, el Cannabidiol ya no es que no genere ese efecto de “vuelo”, sino que, además, inhibe de manera parcial que el THC se ajuste a los receptores CB1.

En fin, el CBD trae como consecuencia otros efectos importantes en el organismo que no están relacionados con la psicoactividad provocada por el THC, por lo que puedes estar tranquilo/a en ese sentido, cuidando eso sí, otros factores, como los niveles de Tetrahidrocannabinol en los productos de CBD que adquieras en el mercado.

Hablemos un poco sobre los posibles efectos secundarios y cómo evitarlos…

En un principio, tener clara la dosis correcta es un paso fundamental, y no sólo para evitar efectos secundarios, sino que también para obtener los mayores beneficios del producto, especialmente si es para controlar una enfermedad.

En ese sentido, resulta necesario ir de la mano de un médico especialista, o en su defecto, algún tipo de fundación/organización enfocada en el mundo del Cannabis medicinal.

Otro aspecto fundamental de cara a evitar efectos secundarios, radica en conocer todas las incompatibilidades del CBD con alguna otra sustancia o fármaco que se esté consumiendo.

De igual manera y, siguiendo con el tema de la dosis la recomendación está en ir despacio, empezando desde el mínimo y en base a los resultados obtenidos, incrementar dicha dosis.

Otro punto clave radica en evitar cualquier adulteración al respecto, y es que todos los productos de CBD que estén producidos dentro de los países de la Unión Europea, deben estar sujetos a la legislación correspondiente al cultivo del cáñamo, donde se indica que los valores del Tetrahidrocannabinol (compuesto psicoactivo) no deben superar el 2 %.

Y lo más importante, buscar constantemente información.

¿Cómo te vas a sentir con el CBD?

Seguramente tú, al igual que muchas personas que se están iniciando en el mundo del CBD se preguntan qué se experimenta al consumirlo.

En primer lugar, déjame decirte que las propiedades del CBD son muy positivas y alentadoras en lo que respecta a la medicina, ya que tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas, ansiolíticas y más.

Teniendo en cuenta que el efecto de “vuelo” es propio del THC, y que por tanto, el CBD no es psicoactivo, se ha comprobado que los efectos de este último cannabinoide son de relajación y calma general.

Es más, seguramente experimentes unas ganas de echar una siesta a tumbarte en la cama por un rato; igualmente, si consumes CBD a lo largo del día, no debes preocuparte en que este interfiera en tus labores diarias.

Del mismo modo, vale aclarar que el efecto no es igual en todas las personas, por lo que deberás probar por ti mismo los cogollos de CBD y experimentar sus sensaciones.

En pocas palabras, los efectos que suceden en el organismo al consumir CBD, son:

Para terminar con este punto, volvemos a lo mismo, cada persona puede experimentar efectos diferentes, además, hay que tener en cuenta factores como el tipo de producto de CBD (aceite, cogollos, flores…), la calidad de los mismos y por supuesto, la dosis empleada.

Si bien no se han reportado apariciones de efectos secundarios graves, como ya comentaba en puntos anteriores, es importante aplicar algunas medidas y estar bien informado/a, sobre todo si se está consumiendo otro tipo de fármaco, no hay que olvidar que nuestro bienestar está involucrado.

Conclusión

Como quedó demostrado hasta ahora, el CBD más allá de ser visto como un compuesto que genere un “colocón” en las personas, tiene un reconocimiento muy especial como una vía de tratamiento para muchas afecciones en la salud, además del uso que se la da con el fin de complementar buenos hábitos y tener una mejor calidad de vida.

En fin, muchas personas se están beneficiando de los productos del CBD, ya que sus propiedades son prometedoras en ese sentido.

De igual manera, es importante dejar claro que, siempre que adquieras tus cogollos de CBD, aceites y demás productos de CBD, estos deben venir de un productor confiable, que tenga buenas valoraciones que aprueben la calidad de los productos.

Asimismo, la información es clave en ese sentido, pues nuestra recomendación es que siempre te mantengas actualizado/a con artículos como estos al respecto del CBD, ya que así los beneficios que conseguirás con el Cannabidiol, serán máximos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba