La mejor forma de extraer CBD del cáñamo

El aceite CBD es el producto del cáñamo que dispone de una versatilidad enorme, y es que podemos utilizarlo por vía sublingual, en un vaporizador o por medio de un masaje, y de igual manera conseguir los beneficios del Cannabidiol.

Asimismo, es importante tener claro que para poder extraer el CBD del cáñamo es importante que el proceso de producción de sus cogollos esté optimizado para que la extracción sea lo más pura posible.

En ese sentido, te invito a leer el siguiente artículo, pues vamos a comentar todos los aspectos relacionados no sólo con la extracción del CBD y los métodos que existen para ello, sino que también vamos a comentar lo que necesitas conocer sobre la producción del cáñamo y demás elementos de interés. Ahora si ¡Empecemos!

Producción de los “cogollos” de cáñamo para la obtención del CBD

En el último tiempo se ha generado un incremento significativo en la demanda por productos base de CBD.

Esta alta demanda básicamente está representando un interés muy importante por el cultivo del cáñamo (variante de la planta del Cannabis Sativa), el cual se encuentra enfocado en la producción del cannabinoide más famoso junto al THC, el Cannabidiol.

Dicho cultivo, vale aclarar que para estar en el margen de la legalidad, su cultivo está marcado por una serie de técnicas que dan como resultado lo que conocemos como cáñamo industrial.

Dicho esto, para que este cultivo genere un producto dentro de lo legal, se opta por la utilización de semillas certificadas de cepas del cáñamo con niveles muy bajos de Tetrahidrocannabinol (THC).

Niveles que no superan (en lo que respecta a Europa) el 0.2 %, las cuales se encuentran inscritas dentro del Catálogo común de las variedades de aquellas especies de plantas agrícolas por parte de la Unión Europea.

Una normativa de cultivo muy estricta

Siguiendo con el ámbito legal del cultivo del cáñamo industrial, cabe destacar que al menos en España, resulta legal cultivar hasta 25 cepas del cáñamo industrial.

No obstante, de todas esas variedades no es válida cualquier semilla, sino que como ya comentaba, estas deben ser certificadas por parte de la Unión Europea.

En ese sentido, ninguna de estas semillas debe superar un máximo de 0.2 % de THC, a su vez, para acatar dicha normativa cada país se encarga de comprobar que estas semillas no superen ese porcentaje, y para lograrlo, se va a realizar los análisis respectivos sobre un 30 % de área en cada cultivo.

La Comisión Europea por su parte, publica cada cierto tiempo una serie de reglamentos para recurrir a las subvenciones comunitarias y en aquellas donde se recogen dichas directrices mínimas.

No obstante, son muchos los inconvenientes a los que los productores del cáñamo se enfrentan, ya que según algunos índices se nota como hay un incremento constante por parte de las extensiones de los terrenos enfocados al cáñamo industrial, pero, el panorama es un tanto complejo.

¿Por qué es importante la extracción del CBD?

Cabe destacar en primer lugar que la extracción del CBD en la actualidad tiene una relevancia enorme, y es que para fabricar aceites, suplementos y demás productos cosméticos del CBD se debe realizar primero la extracción del mismo a partir de la materia prima vegetal.

En ese sentido, resulta muy beneficioso el hecho de que su extracción se realice desde el cáñamo, la fuente más abundante de CBD, la cual se cultiva de manera selectiva y es empleada en distintos ámbitos comerciales.

Asimismo, a pesar de la variedad de métodos que existen para la extracción del Cannabidiol, obviamente hay un ranking en el que unos métodos resultan mejor que otros.

Por esta razón resulta necesario conocer sus diferencias entre sí y por supuesto, las formas que se emplean en cada método para lograr este objetivo. Pero esto lo hablaremos en el siguiente punto.

¿Cómo se hace el CBD? Tipos de extracción

Son diversos los métodos que existen para la extracción del CBD, tres específicamente, en esa línea, cada uno cuenta con sus características, aspectos positivos y negativos.

Asimismo, cada uno como ya comenté en el punto anterior, emplea estrategias y materiales diferentes para lograr este objetivo, por lo que es necesario entrar a detalle con estos tres métodos.

A continuación vamos a tocar específicamente cada método de extracción del CBD que existe al día de hoy, los cuales son la extracción con aceite, con disolvente y la extracción por CO2. En ese sentido, vamos a comentarlos de menos a más, donde cada método es mejor al anterior:

El método de extracción con aceite de oliva

Este método de extracción a través del aceite de oliva permite su realización en casa o en sitios que no tienen que ver con el campo industrial. Cabe destacar, que a pesar de enfatizar el aceite de oliva, se pueden emplear otros aceites, sólo que el primero es el más usado.

Lo primero que se hace es calentar la planta del cáñamo a ciertas temperaturas durante el tiempo que sea necesario para activar los componentes químicos dentro de ella.

Posterior a ello, se procede a añadir el aceite al material vegetal, para calentarlo a unos 212° F. Esto puede demorar aproximadamente dos horas, después de ello es como se logra dicha extracción del CBD.

A continuación vamos a destacar los aspectos positivos y negativos que tiene este método de extracción:

Ventajas

El principal aspecto beneficioso es lo económico que resulta este proceso, a su vez, resulta más seguro en comparación a los siguientes métodos de extracción, ya que el aceite de oliva no es inflamable ni corrosivo.

Desventajas

Entre sus desventajas podemos destacar el hecho de que el procesos no es del todo puro, además, los productos acabados son más limitados.

Igualmente, no es el método de extracción que se deba emplear si se tiene un objetivo comercial, al contrario, si lo vas a realizar que sea para tu consumo propio.

El método de extracción con disolvente de etanol

Este es un método de extracción en el que se utiliza un disolvente, que en la mayoría de casos es el etanol y de esta manera realizar la separación y extracción del CBD de la biomasa que compone al cáñamo.

Cabe destacar, que a pesar de ser etanol el disolvente más utilizado para el proceso de extracción no sólo de los cannabinoides, sino también de los terpenos.

También es cierto que se utiliza el gas butano, quien se muestra como un disolvente con más fuerza que el etanol, pero, es muy probable que este último contenga agentes contaminantes que podrían interferir con el proceso natural de los pulmones. Por ello es que el etanol es la primera opción para la extracción del CBD.

No obstante, el alcohol también puede ser utilizado como un disolvente en este proceso, pero, más allá del disolvente que se utilice para la extracción de CBD del cáñamo, el proceso es básicamente el mismo, y es que hay que verter el disolvente líquido sobre la biomasa del cáñamo.

Este disolvente actuará eliminado diferentes cannabinoides, algunos terpenos y fitoquímicos  naturales del propio cáñamo. Este proceso se le denomina como descarboxilación.

El producto final de dicho proceso es el propio aceite en estado crudo de CBD. En ese sentido, este aceite crudo puede ser convertido en destilado de CBD para que posteriormente se use un aislado puro de CBD por medio de una serie de procesos sencillos de conversión.

Ventajas

Lo primero a destacar como positivo es la alta rentabilidad del proceso, ya que la maquinaria que se implica es menos sofisticada en comparación al proceso de extracción por CO2.

Además, presenta un alto rendimiento por parte del CBD extraído del cáñamo.

Desventajas

En este aspecto lo primero a destacar como negativo es la limitación del proceso, ya que la extracción si es verdad que es excelente en términos de aislar el destilado de CBD, pero no lo hace en su total espectro, ya que puede dañar los terpenos y fitoquímicos.

En términos de seguridad, este proceso es el que menos ofrece, ya que los disolventes son altamente inflamables por lo que hay que usarlos con total cuidado.

Y por último, destaco como negativo el terminado del proceso, y es que en el producto quedan diferentes trazas del propio disolvente, claro, y esto representa un inconveniente, ya que los niveles de dichos residuos se deben mantener por debajo de 0.5 % para que de esta manera pueda garantizar un buen producto final para su comercialización.

El método de extracción de CO₂

Este método de extracción puede ser considerado como el que mayor calidad brinda al momento de obtener el CBD, además, tiene el respaldo de que se utiliza por parte de toda la industria del cáñamo para obtener el CBD y de esta manera comercializarlo.

Este proceso básicamente se desencadena mediante una determinada temperatura y presión, ya que ante niveles más críticos de los mismos, el CO2 pasa a un estado líquido y/o gaseo, por lo que se permite contar con las cualidades de dichos estados en sí.

Este método de extracción utiliza el CO2 como lo que en el caso anterior es un disolvente, ya que este CO2 tiene que alcanzar una presión y temperatura correcta para que se genere esa extracción.

En esa línea, es fundamental que la persona encargada de realizar este proceso cuente con los conocimientos necesarios para el manejo de estos compuestos, ya que ellos cuentan con diferentes formas de aislarse.

A su vez, este es un proceso que en líneas generales cuenta con tres elementos básicos para realizar determinadas funciones:

En primer lugar destaca el recipiente de extracción, el cual es llenado con la planta molida. Luego, está el acumulador, quien se va a encargar de hacer el bombeo del CO2 en su estado líquido hacia el recipiente.

Y por último está el separador, el cual como dice su nombre se encargará de separar el CO2 y así aislar en su totalidad al extracto del CBD.

Las ventajas y desventajas de este método de extracción son las siguientes:

Ventajas

En primera instancia destaca la eficacia que este método presenta, y es que durante muchos años muchas empresas alimentarias se han válido del dióxido de carbono para usarlo como un disolvente de extracción, además, este método ya tiene muchos años de mejora.

Del mismo modo, este es un método que destaca por la pureza del CBD obtenido, y es que el dióxido de carbono es una sustancia natural que no es tóxica, lo que hace que sus residuos sean seguros para el público general.

Desventajas

En este punto destaco especialmente el menor rendimiento si lo comparamos al método de extracción con disolventes como el etanol. Además, el coste de este proceso es mayor al de los métodos anteriores, ya que este se realiza en laboratorios sofisticados y específicos para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba