cbd oil, cannabidiol, cannabinoid

Aceite CBD para controlar la diabetes

El Cannabidiol ha formado parte de una gran cantidad de estudios en las últimas décadas. Sin embargo, la planta de cannabis (marihuana) de donde se extrae el CBD ha sido demonizada, incluso al día de hoy pequeños grupos no están de acuerdo con su uso, a pesar del valor medicinal que puede tener el CBD.

Pero claro, esa mala fama no impidió que se estudie a fondo al CBD. Desde entonces se ha demostrado que alivia el estrés y funciona en trastornos de la ansiedad, reduce los síntomas enfermedades autoinmunes, disminuye el dolor crónico, la inflamación y sobre todo ayuda a restaurar la homeostasis. Este último punto va relacionado con lo que hablaremos en este artículo, pues es el factor más relevante cuando se consideran los efectos que tiene el CBD sobre la diabetes.

Vamos a tocar más a fondo este tema que es complejo y muy interesante, pero primero quiero darte una pequeña pincelada de cómo el CBD puede ser una opción interesante para mejorar los síntomas de la diabetes:

  • Ayuda a proteger el hígado del daño que resulta de la diabetes.
  • Ayuda a mejorar la capacidad que tiene la insulina para regular los niveles de azúcar en la sangre.
  • Alivia el dolor neuropático que se relaciona con la diabetes.
  • Acelera el proceso de cicatrización de heridas en diabéticos.
  • Protege las células secretoras de insulina en el páncreas.

Específicamente hablando sobre el aceite de CDB, este tiene muchos beneficios en relación con la diabetes, es más, existen productos farmacéuticos que utilizan algunos tipos de cannabinoides sintéticos como su principal ingrediente activo.

Este es un tema amplio y complejo, pero si te ha parecido interesante lo que te he enseñado hasta ahora, déjame decirte que es solo una pequeña parte de lo que trae este artículo, así que sigue leyendo con mucha atención para que no te pierdas de nada.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una condición metabólica en el que está implicada nuestra capacidad de generar energía en el cuerpo.

La mayor parte de nuestra energía proviene de la glucosa.

En el momento que comemos algo, los azúcares de los alimentos se adentra en el torrente sanguíneo mediante el tracto digestivo.

Cuando se padece de diabetes, o no hay suficiente insulina para hacer el transporte, o la insulina que está presente no es usada por el cuerpo. Pero de forma general, los tipos de diabetes (tipo 1 y tipo 2) tienen el mismo resultado final.

Tipos de diabetes

Existen varios tipos de diabetes, siendo la más común diabetes mellitus tipo 1 y diabetes mellitus tipo 2:

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 se puede desarrollar a cualquier edad, es muy común sobre todo en la etapa de la niñez

La diabetes tipo 1 es considerada como un fenómeno autoinmune, y se puede deber a una infección viral o algún factor relacionado con la nutrición. Los casos graves de esta enfermedad pueden llegar a un estado de coma e incluso la muerte.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es una de las expresiones más comunes de esta enfermedad. La insulina producida por las personas con este padecimiento no es suficiente para poder llevar la glucosa hacia las células, este impedimento propio del tipo diabetes se denomina como insulina resistente. La diabetes tipo 2 suele presentarse en personas mayores de 35 años, que tengan sobrepeso y un hábito diario sedentario.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona que produce nuestro páncreas, y funciona como un mensajero químico, ya que se encarga de permitir el ingreso de la glucosa hacia nuestras células, una vez estas se adentren, se emplean como energía para cumplir nuestros procesos vitales.

¿Cómo ayuda el CBD con la diabetes?

El Cannabidiol funciona de manera óptima gracias al sistema endocannabinoide que tiene nuestro cuerpo. Este es un sistema basado en hormonas, neurotransmisores y receptores que están ubicados en prácticamente en todo nuestro organismo.

El sistema endocannabinoide  trabaja principalmente para regular la homeostasis, que es el equilibrio de estos sistemas orgánicos. El cuerpo tiene una rutina, como las horas de sueño por ejemplo, y este sistema se esfuerza por mantener en equilibrio dichas rutinas.

Centrándonos en el tema de la diabetes, la medida que se intenta mantener en equilibrio es nuestro nivel de azúcar en la sangre, si este  vuelve disfuncional, quiere decir que tenemos diabetes.

Aquí es cuando nuestro sistema endocannabinoide se vuelve clave en esto,  el CBD será como el optimizador de este sistema, ayudándolo a que trabaje de la manera más eficiente para seguir preservando ese estado de equilibrio, tratando los síntomas de la diabetes.

Así es como el CBD funciona para tratar la diabetes:

El CBD podría promover la salud del páncreas y la secreción de insulina

Investigadores han descubierto en ensayos realizados en ratas con sobrepeso u obesidad que, al recibir cannabis durante un largo período de tiempo su páncreas se volvió más pesado.

Esto demuestra que el cannabis tuvo la capacidad de proteger a las células beta pancreáticas secretoras de insulina debido al daño ocasionado por la obesidad.

Este aspecto es clave, ya que uno de los problema de la diabetes es el daño al páncreas, lo que conlleva a un desarrollo más severo de la diabetes tipo 1.

El CBD podría proteger al hígado

Uno de los principales aspectos favorables del CBD es su capacidad para proteger al hígado de la enfermedad del hígado graso.

Cuando el hígado se empieza a dañar durante este proceso, el sistema endocannabinoide se hiperactiva en esa zona para tratar de mantener el hígado en estado de equilibrio, sin embargo esto puede llegar a ser negativo en el largo plazo.

El CBD trabaja como un modulador para este sistema, apagándolo cuando se vuelve hiperactivo, de esta forma logra retardar la progresión de la enfermedad.

Al momento de proteger el hígado, la progresión de la diabetes se verá afectada.

El CBD podría ayudar en la pérdida de peso

El sobrepeso está relacionado con los aspectos que contribuyen al desarrollo de la diabetes.

El CBD puede aportar una ayuda directos en el proceso de obesidad y sobrepeso. Disminuye el deseo de querer comer mediante el sistema de recompensa en el cerebro y los receptores endocannabinoides CB1.

Lo que significa que el CBD tiene una labor importante para restaurar la homeostasis en nuestros niveles de hambre.

Tiene la capacidad de hacernos sentir con menos hambre, claro, esto es útil cuando existe el hábito de comer demasiado sin tener hambre real.

Esto puede ayudar especialmente de cara a evitar alimentos refinados o ultraprocesados, y, si se acompaña con más actividad física se puede bajar de peso y por ende, truncar la progresión de la diabetes.

El CBD aborda los síntomas de la diabetes

Más allá de los beneficios que el CBD puede ofrecer para combatir los procesos que provocan la diabetes, también tiene importancia para tratar los síntomas  propios de la enfermedad.

Estos síntomas que pueden ser tratados por el CBD son:

  • Dolor nervioso.
  • Reduce la ansiedad.
  • Enfermedades de la piel.
  • Impulsa la curación.
  • Reduce el apetito por los alimentos dulces.

Aceite CBD contra la diabetes

Ahora que ya conocemos todo lo que el CBD puede ofrecer en el tratamiento de la diabetes, hablemos sobre el aceite de CBD. Cabe destacar que el aceite de CBD se emplea mejor en comparación con otras modalidades para consumir el Cannabidiol.

¿Cómo usar aceite de CBD para la diabetes?

Para entender mejor cómo se debe usar de manera adecuada este producto es necesario tener en cuenta los siguientes 2 factores:

Usar métodos extra al consumo del aceite

El aceite por sí solo no va hacer milagros, es importante que la persona con diabetes  trate en la medida de lo posible evitar los carbohidratos refinados en su dieta, además debe elevar el consumo de grasas saludables y proteínas en cada plato.

Debe realizar ejercicio y tener más actividad en sus días, también puede aplicar técnicas para el control del estrés, esto será de mucha ayuda para tratar la diabetes y reducir su progresión.

Otro aspecto del que se debe tener cuidado, es el hecho de automedicarse, es importante tener en cuenta que no se debe tomar algún medicamento sin que el médico tratante no lo indique.

Dosis de aceite de CBD para la diabetes

La dosis adecuada de aceite de CBD es un aspecto que puede variar según la persona, es diferente para todos. Esto se debe, ya que el sistema endocannabinoide con el que funciona es completamente distinto en una persona u otra.

En líneas generales, la dosis que más se utilizar en pacientes diabéticos puede rondar entre 2.5 mg y 100 mg de CBD al día.

Este es un rango muy extenso, es por ello que la manera más óptima para encontrar la dosis requerida es comenzar desde el rango más bajo y aumentar progresivamente hasta que se empiecen a detectar los efectos deseados.

El promedio de personas deben empezar con 1 o 2 mg equivalentes y agregarán hasta 4 mg por día.

Si se llegan a presentar efectos secundarios como fatiga, falta de concentración o dolores de cabeza, lo que debes hacer es bajar la dosis a la última que no presentó efectos secundarios y permanecer con esa dosis.

Cuando se trata de controlar la diabetes, es importante mantener el suministro del aceite de CBD durante períodos de tiempo prolongados para obtener resultados positivos.

Ensayos clínicos de pacientes diabéticos controlados con cannabinoides

Diversos estudios han demostrado que quienes consumen cannabis regularmente son menos propensos a padecer diabetes.

Cabe destacar que, una de cada 3 personas sufre diabetes o prediabetes. El hecho de que existan tantas personas con la enfermedad y que no existe una cura como tal, evidencia que todavía queda mucho margen de mejora. Una solución que ha ilusionado a los investigadores en los últimos años es el CBD.

Un estudio llevado a cabo en el 2013 notó una correlación entre los consumidores regulares de cannabis con una menor incidencia de padecer síndrome metabólico, obesidad y diabetes, a pesar de no tener buenos hábitos alimenticios. Esto se debe al contenido de CBD que contiene naturalmente la marihuana.

Otro estudio más reciente involucró a casi 4.700 pacientes con diabetes o prediabetes que fueron cuidadosamente evaluados para medir el consumo de marihuana y la sensibilidad a la insulina.

El estudio encontró que quienes consumieron marihuana tenían una disminución del 17% en la resistencia a la insulina. Esto significa que el cannabis logra que la insulina sea más eficaz para hacer sus labores. Con la insulina trabajando de manera correcta como, los niveles de azúcar se pueden controlar mejor. Esto es algo muy prometedor, ya que se estaría mejorando el aspecto principal por el cual se desarrolla la diabetes.

Los desarrolladores del estudio llegaron a la conclusión de que el consumo de marihuana se relacionó con niveles de insulina más bajos mientras estaban en ayunas.

Profundiza más en el estudio con el enlace que te dejó aquí abajo:

https://www.amjmed.com/article/S0002-9343(13)00200-3/fulltext

En conclusión

Está claro que todavía falta más investigación con respecto al uso del CBD para tratar la diabetes, pero la evidencia que demuestra que los efectos terapéuticos son más óptimos  en comparación con otros tratamientos convencionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba